El éxito del pacto por México y la reforma que falta

El pacto por México es un éxito para la clase política desligitimada; y un fracaso para la sociedad mexicana desorganizada.

El pacto por México es un éxito para la clase política desprestigiada; y un fracaso para la sociedad mexicana desorganizada.

Actualmente el gobierno mexicano intenta nuevamente impulsar una reforma energética, en la que los derechos de explotación del petróleo como principal fuente de ingresos del Estado, se coloca en el centro de la discusión. El impulso a esta reforma se enmarca en un conjunto de acuerdos que la clase política del país agrupa en el llamado Pacto por México. En las administraciones recientes de gobierno, se ha presentado un ímpetu recurrente por inaugurar la primera etapa del sexenio con un “gran acuerdo nacional” para impulsar el desarrollo del país, generalmente vinculado con la aceptación y aprobación de las “reformas estructurales”, impulsadas por las instituciones internacionales promotoras de la vía de desarrollo neoliberal (hoy en crisis).

Este “gran acuerdo nacional” para el desarrollo de México, intenta replicar principalmente las experiencias de algunos países europeos que lo concretaron hace algunas décadas. Entre estas experiencias, la de Finlandia es destacada. A mediados del siglo anterior, Finlandia era un país en vías de desarrollo, dependiente en gran medida de la ex Unión Soviética como su principal socio comercial, así como de una industria basada fundamentalmente en los productos forestales. Finlandia también fue uno de los primeros países afectados por un conjunto de medidas de desregulación financiera que sumadas a la caída de la antigua URSS, provocó lo que he llamado el “vendaval neoliberal que precedió la crisis”.

Sin embargo Finlandia inauguró la primera década del nuevo siglo como uno de los países más innovadores y competitivos a nivel global. ¿Cómo logró Finlandia superar el subdesarrollo? La respuesta tiene dos componentes. La primera de ellas es que el país nórdico desarrolló a lo largo de su historia una triada de instituciones gramscianas que le permitieron en el pasado y en el presente resistir los choques externos, como lo fue vivir de manera permanente bajo el asedio de la gran potencia ¿socialista?, así como de los choques internos: la profunda pobreza de su población rural. Estas instituciones son: la escuela, la arraigada tradición del cooperativismo y el origen socialdemócrata de sus órganos de representación. La segunda componente de la salida del subdesarrollo del país nórdico es justamente un gran acuerdo nacional que se concretó a mediados de los noventa del siglo XX, en la perspectiva de proyectar el desarrollo futuro del país en torno a una sociedad de la innovación y el aprendizaje.

El acuerdo finés, que a diferencia del pacto por México, sí fue de amplio espectro y de carácter nacional, representó un punto de partida importante para el desarrollo de Finlandia en torno a premisas nacionales, que significó la exitosa inserción finlandesa al capitalismo del conocimiento bajo una vía de desarrollo propia. En contraste, el pacto por México sólo es exitoso para la clase política (desprestigiada) que lo conforma. La sociedad mexicana está neutralizada para incluir sus intereses; está desarticulada y está desorganizada. En Finlandia los sindicatos juegan un papel importante para renovar el acuerdo nacional, en México los sindicatos están postrados o están cooptados.

La reforma que falta en México no es estructural sino superestructural. Se requiere de un nuevo activismo estatal en la reproducción y el desarrollo económico, que formule una vía de desarrollo alternativa al neoliberalismo, y que implique el fortalecimiento de sectores clave como el científico-educativo; electrónico informático y de las telecomunicaciones; así como el de energías tradicionales y alternativas.

En el siguiente artículo publicado en la Revista REDPOL: Estado, gobierno y políticas públicas de la UAM se profundiza en esta idea:

El Estado y el sector telecomunicaciones: la reforma superestructural

Carlos Sánchez.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estado y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s