El espejo invertido del crecimiento y la pobreza en México

Recientemente el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social en México (CONEVAL) publicó los resultados de la “Medición de la pobreza en México 2014”. A grandes rasgos, los resultados con respecto a 2012 son el incremento de la pobreza en 2 millones de personas y la disminución en 90 mil del número de habitantes en situación de pobreza extrema. Además, a partir de la medición multidimensional de la pobreza que realiza el CONEVAL, es posible afirmar que casi el 80% de la población mexicana, se encuentra en condiciones de pobreza y vulnerabilidad. Es decir, si tomamos en cuenta las dos componentes principales en la metodología de medición: bienestar por ingreso y carencia de derechos sociales; encontramos que además del 46.2% de la población que vive en condiciones de pobreza, el 7.1% se considera vulnerable por ingreso y el 26.3% es vulnerable por carencia de acceso a tres de los seis derechos sociales considerados en la medición (rezago educativo, servicios de salud, seguridad social, calidad y espacios en la vivienda, servicios básicos de vivienda y acceso a la alimentación); en resumen, el 79.6% de los habitantes son pobres y vulnerables, estos últimos en riesgo de convertirse en pobres.

Evolución del crecimiento y la pobreza en México 2008 - 2014

Fuente: Elaboración propia con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico de 2008 a 2014.

Por otra parte, la información que se ha difundido a través de los medios de comunicación, compara particularmente los resultados entre 2012 y 2014, pero si además tomamos en cuenta las mediciones realizadas en 2008 y 2010 por el mismo CONEVAL; encontramos que a nivel nacional, en el periodo 2008-2014, hubo un incremento de 11.9% del número de personas en situación de pobreza, mientras que en el mismo periodo se observó una disminución de -3.52% del número de habitantes en condiciones de pobreza extrema. Sin duda el desempeño económico del país está íntimamente ligado con los altibajos del indicador de pobreza nacional, pues como muestra la gráfica “Evolución del crecimiento y la pobreza en México 2008-2014” para los periodos 2008-2010, 2010-2012 y 2012-2014: a mayores tasas de crecimiento económico, menor incremento de la pobreza y la pobreza extrema; es decir hay una relación inversa entre crecimiento y pobreza que se expresa en la gráfica como un espejo invertido. Si bien hay un reconocimiento por parte de las autoridades del país al más alto nivel político y económico, de que el país necesita crecer para abatir la incidencia de la pobreza; lo que pocos señalan es la urgencia de cambiar la vía de desarrollo nacional, pues el modelo económico que el país ha seguido durante los últimos 30 años es claramente insuficiente para superar las condiciones de pobreza y subdesarrollo.

¿Hacia dónde orientar una vía de desarrollo nacional? Y ¿cómo atacar la pobreza desde una perspectiva de desarrollo? A continuación dos aportaciones en este sentido. Una entrevista para “Primer movimiento” en Radio UNAM del miércoles 29 de junio de 2015:

http://www.ivoox.com/mesa-los-resultados-del-estudio-del-coneval-sobre_md_5523185_wp_1.mp3″

Ir a descargar

Desarrollo Social en el Distrito Federal

Fuente: Estudio del “Avance del cumplimiento de los derechos sociales en el Distrito Federal”, Evalúa DF 2014. Las delegaciones con mayor desarrollo se distinguen con un tono más obscuro que aquéllas con menor desarrollo.

y el estudio “Avance en el cumplimiento de los derechos sociales en el Distrito Federal” [Ver] realizado para el Consejo de Evaluación del Desarrollo Social del DF entre 2014 y 2015, presentado el viernes 19 de junio de 2015 en el Instituto para la atención de los Adultos Mayores del DF durante la “Semana de la Evaluación”.

Carlos Sánchez.

Anuncios
Publicado en Estado | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

¿Aspira Cuba a ser el espejo de China en Latinoamérica?

El reciente anuncio de reanudación de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, es un paso que abona en la estrategia de la Isla para insertarse en una nueva Fase de Desarrollo del capitalismo dominada por la valorización del conocimiento y el auge de un nuevo patrón industrial relacionado con la informática y las telecomunicaciones. China, ha logrado insertarse con éxito de la mano de un Estado competitivo, que le ha permitido mantener altas tasas de crecimiento económico, hasta ubicarse en una posición de disputa por la hegemonía con la gran potencia. ¿La vía de desarrollo china representa una alternativa para que Cuba ascienda a una posición de liderazgo – más allá del ideológico – en Latinoamérica?

Una respuesta a esta interrogante se esboza en el siguiente ensayo de la Revista Heterodoxus: Multipolaridad ¿Existen condiciones para un nuevo Orden Mundial en el Capitalismo del Conocimiento?

Publicado en Estado | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Fútbol y economía; ¿por qué estamos perdiendo los mexicanos?

La política económica del Banco de México neutraliza el sector productivo.

La política económica del Banco de México neutraliza el sector productivo.

Prácticamente sé nada de fútbol, pero recuerdo cierto director técnico de la selección mexicana, tal vez Miguel Mejía Barón, quien jugaba en una perspectiva de corto plazo a no perder los partidos en vez de ganarlos. Su estrategia estaba basada en aprovechar un tecnicismo del fútbol: el fuera de lugar. En cada partido los seleccionados mexicanos jugaban “hacia atrás”, apostando a que sus contrincantes violaran esta norma y de esta forma impedir su avance hacia la portería nacional. En lugar de mejorar sus habilidades en la cancha y su desempeño como deportistas para jugar “hacia adelante” y ganar el partido, nuestra selección priorizaba el tecnicismo de las normas del juego sobre el perfeccionamiento de sus capacidades futbolísticas.

En el ámbito de la economía, desde hace varios años el gobierno de México y en particular el Banco de México juegan como aquélla selección. La economía mexicana es controlada técnicamente a través de una política económica monetarista, cuidadosa del fenómeno inflacionario y del exceso de dinero en el mercado, restringe la cantidad de dinero en pro de mantener una baja productividad de la economía. Es decir la política monetaria del Banco de México deja en “fuera de lugar” al sector productivo, neutralizando su productividad.

Un cambio de estrategia económica implicaría un accionar del Estado para substituir el monetarismo por el productivismo. Si el Banco de México alentara la actividad productiva en vez de neutralizarla, el crecimiento económico del país marcharía a tasas cada vez más altas.

Todo lo anterior no es un secreto, ni para el fútbol ni para la economía mexicana, pero en ambas canchas jugamos “hacia atrás” y desde una perspectiva de corto plazo. La burguesía nacional está sacrificando el desarrollo del país por la obtención de ganancias inmediatas; del mismo modo que el director técnico de la selección arriesgaba el campeonato para mantener su mediocre posición.

Carlos Sánchez.

Publicado en Estado | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

El éxito del pacto por México y la reforma que falta

El pacto por México es un éxito para la clase política desligitimada; y un fracaso para la sociedad mexicana desorganizada.

El pacto por México es un éxito para la clase política desprestigiada; y un fracaso para la sociedad mexicana desorganizada.

Actualmente el gobierno mexicano intenta nuevamente impulsar una reforma energética, en la que los derechos de explotación del petróleo como principal fuente de ingresos del Estado, se coloca en el centro de la discusión. El impulso a esta reforma se enmarca en un conjunto de acuerdos que la clase política del país agrupa en el llamado Pacto por México. En las administraciones recientes de gobierno, se ha presentado un ímpetu recurrente por inaugurar la primera etapa del sexenio con un “gran acuerdo nacional” para impulsar el desarrollo del país, generalmente vinculado con la aceptación y aprobación de las “reformas estructurales”, impulsadas por las instituciones internacionales promotoras de la vía de desarrollo neoliberal (hoy en crisis).

Este “gran acuerdo nacional” para el desarrollo de México, intenta replicar principalmente las experiencias de algunos países europeos que lo concretaron hace algunas décadas. Entre estas experiencias, la de Finlandia es destacada. A mediados del siglo anterior, Finlandia era un país en vías de desarrollo, dependiente en gran medida de la ex Unión Soviética como su principal socio comercial, así como de una industria basada fundamentalmente en los productos forestales. Finlandia también fue uno de los primeros países afectados por un conjunto de medidas de desregulación financiera que sumadas a la caída de la antigua URSS, provocó lo que he llamado el “vendaval neoliberal que precedió la crisis”.

Sin embargo Finlandia inauguró la primera década del nuevo siglo como uno de los países más innovadores y competitivos a nivel global. ¿Cómo logró Finlandia superar el subdesarrollo? La respuesta tiene dos componentes. La primera de ellas es que el país nórdico desarrolló a lo largo de su historia una triada de instituciones gramscianas que le permitieron en el pasado y en el presente resistir los choques externos, como lo fue vivir de manera permanente bajo el asedio de la gran potencia ¿socialista?, así como de los choques internos: la profunda pobreza de su población rural. Estas instituciones son: la escuela, la arraigada tradición del cooperativismo y el origen socialdemócrata de sus órganos de representación. La segunda componente de la salida del subdesarrollo del país nórdico es justamente un gran acuerdo nacional que se concretó a mediados de los noventa del siglo XX, en la perspectiva de proyectar el desarrollo futuro del país en torno a una sociedad de la innovación y el aprendizaje.

El acuerdo finés, que a diferencia del pacto por México, sí fue de amplio espectro y de carácter nacional, representó un punto de partida importante para el desarrollo de Finlandia en torno a premisas nacionales, que significó la exitosa inserción finlandesa al capitalismo del conocimiento bajo una vía de desarrollo propia. En contraste, el pacto por México sólo es exitoso para la clase política (desprestigiada) que lo conforma. La sociedad mexicana está neutralizada para incluir sus intereses; está desarticulada y está desorganizada. En Finlandia los sindicatos juegan un papel importante para renovar el acuerdo nacional, en México los sindicatos están postrados o están cooptados.

La reforma que falta en México no es estructural sino superestructural. Se requiere de un nuevo activismo estatal en la reproducción y el desarrollo económico, que formule una vía de desarrollo alternativa al neoliberalismo, y que implique el fortalecimiento de sectores clave como el científico-educativo; electrónico informático y de las telecomunicaciones; así como el de energías tradicionales y alternativas.

En el siguiente artículo publicado en la Revista REDPOL: Estado, gobierno y políticas públicas de la UAM se profundiza en esta idea:

El Estado y el sector telecomunicaciones: la reforma superestructural

Carlos Sánchez.

Publicado en Estado | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Entre Detroit y Silicon Valley: la teoría de la relatividad espacio-temporal del Estado

FordDetroitHeadquarters

El ocaso del patrón industrial fordista keynesiano

Para comprender en toda su amplitud el significado del ocaso de la ciudad de Detroit, es necesario comprender también la doble dimensión del capitalismo: como modo de producción y como fase de desarrollo. Una fase histórica de desarrollo se inaugura con el inicio de un ciclo largo del capitalismo, y hace referencia a cómo se articula una determinada base tecnológica-productiva, derivada de una evolución radical de las máquinas herramientas, con la economía (estructura) y el conjunto de la trama social (superestructura). Así, a cada fase de desarrollo corresponde una forma específica de Estado como construcción social superestructural, que tiene un determinado actuar en el espacio y en el tiempo, como garante del proceso de acumulación capitalista.

La fase de desarrollo fordista-keynesiana (1933-1980), implicó la solución del conflicto social capital-trabajo a partir de la cadena de montaje y la racionalización del trabajo de los individuos. El gorila amaestrado de Taylor, tuvo su recompensa en un incremento de los salarios reales, que le permitieron al trabajador comprar los productos que él mismo fabricaba, como el automóvil. De esta forma, el completo automovilístico-metalmecánico-petroquímico se convirtió en el sector dinamizador del crecimiento económico en esa fase de desarrollo. Como resultado de lo anterior, el Estado garantizó la reproducción física de la fuerza de trabajo a través de un conjunto de programas sociales, así como el proceso de acumulación capitalista a partir de un amplio despliegue de infraestructura carretera a lo largo y ancho de Estados Unidos. Es decir, el Estado social (welfare state) estadounidense se convirtió en promotor y garante del American way of life.

Bajo esta lógica, el Estado social impulsó una selectividad espacial (espacialización) en la costa este de Estados Unidos, donde florecieron ciudades industriales como Detroit, sede de empresas como Ford, Chrysler y General Motors. Sin embargo, con el agotamiento de la fase de desarrollo fordista keynesiana y el consecuente desplazamiento del Estado social por la vía de desarrollo neoliberal, así como el surgimiento del sector electrónico, informático y de las telecomunicaciones como nuevo patrón industrial, dinamizador del crecimiento económico, la costa este del territorio continental estadounidense ha sufrido un proceso de desterritorialización , en el que ciudades como Detroit ejemplifican este proceso de retracción económica y social.

GoogleSelfDrivingCar

La refuncionalización de un producto del pasado en el capitalismo del conocimiento

La teoría de la relatividad espacio temporal del Estado enmarca el accionar de esta construcción social como un proceso dinámico. De esta forma, en la actual fase de desarrollo o capitalismo del conocimiento, desde hace algunas décadas se ha dado un proceso de reterritorialización en la costa oeste de Estados Unidos, bajo una nueva espacialización del Estado en regiones que décadas atrás eran campos frutales. Tal es el caso de la región de Silicon Valley y su posicionamiento como centro de innovación y conocimiento a escala global.

Carlos Sánchez.

Publicado en Estado | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

¿Por qué convulsiona Brasil?

El reto de Dilma y el Estado brasileño

ANTIGUA BANDERA BRASILEÑA, VIGENTE DEL 15 AL 19 DE NOVIEMBRE DE 1889

Antigua bandera brasileña, vigente del 15 al 19 de noviembre de 1889

Con la inauguración de la Copa Confederaciones en los estadios de Brasil, también se inauguraron un conjunto de manifestaciones masivas de descontento popular en las calles de las ciudades brasileñas, ampliamente dadas a conocer por lo medios, también masivos, de comunicación. La pregunta que se hace en diversos círculos ciudadanos, académicos, políticos, es ¿por qué convulsiona el gigante sudamericano?

Después de haber sido una de las regiones más comprometidas con la vía de desarrollo neoliberal en la década de los noventa del siglo pasado, Sudamérica inició un viraje hacia la búsqueda de un modelo de desarrollo en perspectiva posneoliberal, apuntalado por la emergencia de China como gran potencia y demandante masivo de materias primas sudamericanas. En el espectro de naciones del sur de América que comenzaron este recorrido, Brasil y Argentina son las experiencias más avanzadas. Lo anterior implica, un replanteamiento de la estrategia de desarrollo bajo premisas nacionales, que se enmarca en dos fenómenos contemporáneos de gran alcance. El primero de ellos, es la emergencia desde los años ochenta del siglo XX, de una nueva fase de desarrollo o capitalismo del conocimiento, cuya dimensión espacial es la globalización; el segundo, es la reciente crisis de la vía de desarrollo neoliberal atlántico-hegemónica, teniendo a la glocalización como su dimensión escalar-espacial.

En este amplio marco socioeconómico-político e histórico, a escala global hay un proceso de construcción superestructural para la conformación de una nueva forma de Estado, que se corresponda con la estructura económica derivada del auge del sector electrónico informático y de las telecomunicaciones, y su ensamble con el modo de producción toyotista-hondiano. Con este nuevo patrón industrial consolidado en el seno de la solución al conflicto capital-trabajo, la proyección superestructural de esta nueva lógica es un constructum social-global, del cual Brasil no está exento.

En el primer semestre de 2012, Joao Stédile, líder del Movimiento de los Sin Tierra en Brasil, ofreció una entrevista para CNN México, en la cual planteó dos ideas principales. La primera es que el gobierno de Lula da Silva había significado sólo un alto en la aplicación abrasiva del neoliberalismo en Brasil, dejando una tarea inconclusa; la segunda se refiere a la responsabilidad de Dilma Rousseff para implementar el proyecto histórico de izquierda en el país. Es decir, en el liderazgo de Rousseff está la posibilidad de sepultar la vía de desarrollo neoliberal y sustituirla por un modo de desarrollo posneoliberal, avanzado de izquierda, acorde a la nueva fase, que permita el despegue final del gigante sudamericano como potencia a escala regional y global.

Las manifestaciones que hoy vemos en las calles de Brasil son la expresión de este profundo proceso de construcción social, que tiene lugar en la nueva fase de desarrollo con su vía de desarrollo hegemónica en crisis. Es la lucha por la construcción de una nueva hegemonía nacional a partir de la reconfiguración o sustitución de la matriz del bloque histórico en Brasil, que conduzca a la conformación de un nuevo Estado con una vía de desarrollo distinta. No es casual que entre las principales demandas de la población, se encuentren el transporte, la educación y la salud, todos ellos elementos fundamentales del capitalismo del conocimiento.

El gran reto de Dilma y de la sociedad brasileña, es la reconfiguración del bloque histórico a partir de una nueva hegemonía, entendida como un conjunto de acuerdos e intereses entre las clases dominantes y subalternas, que logre perfilar un nuevo Estado, con una vía de desarrollo alternativa bajo premisas nacionales. En el horizonte, se encuentran las avanzadas experiencias de los países nórdicos, particularmente Finlandia, que en los años noventa logró incorporarse en la nueva fase, a partir de un gran acuerdo nacional en torno a la innovación y el aprendizaje, con un renovado pacto social, que toma forma en el Estado innovador, como proyección superestructural del capitalismo del conocimiento.

Carlos Sánchez.

Publicado en Estado | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario